Blog

Igual has oído hablar de los cultivos hidropónicos, ya que la hidroponía está en auge. Uno de los socios de la cooperativa Benihort, Jordi Anguera Redorat, está dando sus primeros pasos en este sistema de cultivo. Este técnico ambiental, con experiencia internacional en la recuperación de residuos, cultiva lechugas y escarolas sin tierra, aportando solo nutrientes a la planta, a través del agua y de un sistema multitubular. Resultado: un gran ahorro hídrico y de espacio, y alimentos locales, seguros y saludables.

 

 

Anguera nos recibe en su jardín hidropónico de la partida Covatelles de Benicarló. Comenzó en el mundo de la hidroponía, experimentando con forraje verde hidropónico para ofrecer alimento más saludable a los animales y ahora ha aplicado la técnica a la producción de hortalizas. “Las plantas proceden del semillero de Benihort y estoy trabajando diferentes variedades de lechuga y de escarola que, tradicionalmente, el agricultor de Benicarló ha cultivado en sus campos. Lo único que varía es el sistema de cultivo”, comenta. Ha plantado diferentes lechugas como lollo rojo, maravilla, hoja de roble o escarola de cabello de ángel. Sobre todo, está destinando su producción al cliente final en mercadillos y a la restauración, muy interesados en el mézclum para ensaladas. “Los restaurantes valoran plantas de menor tamaño, por lo que no tenemos que esperarnos a que la planta haya crecido totalmente, y el cultivo ya sale rentable”, asegura. También se está barajando la posibilidad de comercializarlas en la isla de frutas y hortalizas del supermercado Benihort del Polígono Industrial.

Sistema escogido

Aunque el cultivo hidropónico puede desarrollarse con soportes variados como el floating y el NGS, Jordi Anguera ha optado por el sistema con tubos de NFT, que se adapta mejor a la hortaliza de hoja que cultiva. Él mismo ha creado su propia estación de cultivo con tubos de riego tradicional de PVC, adquiridos en el mismo almacén de Suministros de Benihort y a los que ha hecho 880 agujeros, donde introduce las plantas. A su vez, los tubos están pintados de blanco para evitar el calor en las raíces y que el alimento se evapore.

Pero, si te estás preguntando cómo funciona un huerto hidropónico, Anguera nos lo explica con más detalle: “En el sistema NFT el agua recircula por dentro de los tubos con las soluciones nutritivas. El líquido va a parar a una bomba de agua y cae a un depósito. Este depósito es un elemento básico en la hidroponía, ya que a él se le aportan todos los nutrientes que harán crecer las plantas. El agua siempre debe estar a la temperatura apropiada y con el PH adecuado”.

El cuidado de la planta se lleva a cabo alimentándola, cada 15 minutos, durante las horas de luz, y se hace directamente a través del agua aportándole las soluciones nutritivas De noche se programa un ciclo de 6 horas para que la raíz no se seque. Jordi Anguera apunta también que “como ella no tiene que hacer el esfuerzo de buscar alimento en la tierra se desarrolla de una manera más rápida, más sana, con más nutrientes y más sabrosa”.

Es importante también desinfectar los tubos cuando finaliza un cultivo, sobre todo, los colocados en la parte de arriba del sistema.

 

 

 

 

Ventajas

Una de las ventajas del cultivo hidropónico, es que obtenemos alimentos más seguros por la ausencia de las enfermedades que se producen en la tierra y por el hecho de no tratar con productos químicos.  El socio de Benihort resalta que “a los vegetales hidropónicos se les aplican tratamientos preventivos biológicos y ecológicos cada 15 días y, al no estar en contacto con el suelo, se evitan muchos de los problemas a los que se enfrenta la agricultura tradicional”.

Otro de los beneficios que suma esta nueva manera de cultivar es la eficiencia de espacio y el ahorro en agua, ya que se reutiliza la misma. Anguera apunta que “se trata de un sistema muy ecológico, ya que conseguimos el 95% de ahorro de agua por lechuga. Si para cultivar una lechuga en suelo necesitamos 80 o 90 litros de agua, con el sistema hidropónico podemos cultivarla con tan solo 2”.

Y si hablamos de rentabilidad, el cultivo hidropónico nos permite una producción uniforme y obtener plantas de mayor calidad en menor tiempo, ya que otro de sus fuertes es que la temporada se alarga todo el año.  “Con la hidroponía podemos realizar un mayor número de ciclos, un mínimo de seis cultivos anuales, por lo que conseguimos producciones en dos meses, cuando en la agricultura tradicional, para obtener una lechuga, debemos esperar alrededor de tres”, explica el socio de Benihort.

Con la creciente ola de concienciación medioambiental, el cultivo hidropónico toma fuerza en la producción agrícola. Un sistema muy sostenible, que mira hacia el futuro, y en el que el ahorro de agua, espacio y electricidad, su mayor producción y, por supuesto, la garantía de obtener vegetales seguros y saludables lo convierten en una nueva agricultura con un enorme potencial. Y es que cultivar sin tierra puede ser la solución para alimentar un planeta, escaso de agua y con muchos lugares donde el clima o el suelo no son aptos para cultivar. 

 

 


Atención a clientes
Tienda on line

964 467 013 - 696 766 927

Teléfono para atender tus dudas de compra online

Lunes a viernes 9.00/13.00 y 15.00/18.00

¿Cómo comprar?

Haz click aquí y
te explicamos todos los pasos

En 24/48 horas
donde tú quieras

Sólo península (Islas consultar)

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe más información de Benihort suscribiéndote a nuestro boletín de noticias. Introduce tu dirección de correo electrónico para estar al día de nuestras novedades, promociones y ofertas.

Por favor, antes de dar a enviar, debes leer también la información básica sobre protección de datos que encontrarás en el Aviso legal de nuestra web. Mediante tu subscripción, la cooperativa declara haber recabado y obtenido tu consentimiento expreso, con la finalidad de estar al día de nuestras novedades, promociones y ofertas.